Píldoras de Psicología Social de lo Social

Durante los últimos pocos días he recogido una pequeña colección de artículos sobre efectos psicológicos de los social media. Sin descartar un comentario más a fondo de alguna de ellas, ahí va en titulares.

Ansiedad. Parece ser que, según un estudio, tener demasiados amigos en Facebook puede producir ansiedad. A un tercio de los encuestados también les provoca ansiedad el rechazar invitaciones de amistad en Facebook.

Autoestima. Quizá para compensar, los resultados de otro estudio indican que repasar el perfil propio en Facebook durante tres minutos tiene un efecto positivo en la autoestima; mayor, por ejemplo, que observar la propia imagen en un espejo. Según los investigadores,

Un espejo nos recuerda quienes somos en realidad, lo que puede tener un efecto negativo en la auto-estima si la imagen no corresponde a nuestro ideal. Facebook, en cambio, puede mostrar una imagen positiva de uno mismo“.

Oxitocina. Según otras investigaciones, la actividad en Facebook aumenta los niveles de oxitocina, una hormona anti-ansiedad que se genera también en ocasión de un orgasmo, por ejemplo. (No estoy muy seguro de que la fuente de esta noticia sea fiable; por si acaso, de momento conservaré mi método de suministro de oxitocina).

FOMO (Fear of Missing Out). Conectarnos con nuestros amigos, siempre que no tengamos demasiados, puede generar una oxitocina pre-orgásmica. Pero, ¿y si descubrimos que se lo están pasando mejor que nosotros? Podemos entonces caer en un nuevo síndrome: el MEP (Miedo a lo que nos Estamos Perdiendo).

Crackberry. Un neologismo para designar el síndrome de abstencia de jóvenes adictos a los que se priva de su Blackberry durante 24 horas. Me imagino que aparecerán variantes como CrackFace y similares. No deberíamos darle demasiada importancia: estamos rodeados de adictos a algo. A veces los vemos incluso mirando al espejo.

Este conjunto de noticias apunta a que una nueva variante de la psicología social, que  Wikipedia define como:

El estudio científico de cómo los pensamientos, sentimientos y comportamientos de las personas son influidos por la presencia real, imaginada o implicada de otras personas“.

Quizá ser un psicólogo social de lo social acabe siendo una profesión con futuro.

¿Qué os parece?

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

Trackbacks/Pingbacks

  1. Social Media - 30. Sep, 2011

    [...] La viñeta adjunta puede leerse como una muestra de humor (quizá negro), o como apunte de una realidad emergente, que no es la primera vez que abordamos aquí. [...]